Buscar
  • LMST

Analizando a Ebenezer Scrooge: Transformando con valores



Nos encontramos a pocos días de finalizar diciembre y, acorde a las emociones que nos transmiten las festividades decembrinas, es importante recordar a una de las figuras literarias que expresan el espíritu de la época: Ebenezer Scrooge, personaje creado por Charles Dickens en 1843 en su relato A Christmas Carol (Canción de Navidad).

Catalogada como una de las obras más populares del escritor, Canción de Navidad es una novela que capta el interés del lector al expresar una crítica social a la situación de las clases marginales de Inglaterra y, a su vez, ofrece una reivindicación de los valores más sobresalientes de la época navideña.

Desde el inicio del relato, se nos muestra la caracterización del protagonista: un hombre muy rico y amargado a quien solamente le interesa el dinero y que no es capaz de sentir empatía por las personas que le rodean. Tal como podemos entrever en las primeras líneas del relato:


—¡Feliz Navidad, tío! ¡Dios le guarde! —gritó una voz jovial. Era la voz del sobrino de Scrooge, quien había llegado tan de improviso que este fue el primer indicio de su presencia.

—¡Bah! —dijo Scrooge—. ¡Paparruchas!

El sobrino de Scrooge habíase acalorado tanto en su rápido caminar a través de la niebla y la helada que estaba sofocado. Su rostro era hermoso y rubicundo; sus ojos chispeaban; y, al respirar, salía de su boca una nube de vapor.

—¿Las Navidades, paparruchas? —exclamó el sobrino de Scrooge—. No habrá querido usted decir eso, ¿verdad?


Uno de los aspectos más importantes en la literatura es la transformación/evolución de los personajes a través de las situaciones que se les presentan. Scrooge comienza este viaje introspectivo al recibir la visita inesperada de su antiguo socio fallecido Jacob Marley, quien le da un aviso contundente: A causa de su avaricia, falta de valores y consideraciones hacia los demás, su destino está condenado y como castigo, deberá vagar por la tierra atado con pesadas cadenas. Antes de irse Marley le informa a Scrooge que a partir de esa noche recibirá la visita de tres fantasmas y, así sucede.

El primero en llegar es el Fantasma de las Navidades Pasadas, quien se encarga de transportar a Scrooge a la época de su niñez y juventud, en donde se emociona al recordar sus días en el colegio, de igual manera, enfrenta otras situaciones como la ruptura con Belle, su prometida, debido a la avaricia que lo corrompió. Tras este amargo recuerdo, regresan a casa. Este fantasma representa a la memoria y su papel es muy importante puesto que es el encargado de mostrarle a Scrooge aquellos momentos en los que todavía podía expresar amor y cómo el deseo insaciable de tener más dinero logró alejar a las personas que estaban a su alrededor.


El segundo fantasma, el de las Navidades Presentes, tiene como misión enseñarle a Scrooge sobre el valor de la empatía. Por esta razón, decide llevarlo a la casa de Bob Cratchit, su empleado. Lo primero que observan al llegar es que, a pesar de la pobreza en la que se encuentran, hay un ambiente festivo que reina el lugar. El fantasma advierte a Scrooge que, debido a las condiciones económicas en las que se encuentran, el hijo de Bob, Tim, no sobrevivirá por mucho tiempo. En este episodio se plasma la clave del significado de la Navidad: Sin importar las circunstancias adversas, es una época para compartir en compañía de los seres queridos.

El último fantasma es el de las Navidades Futuras, quien le muestra a Scrooge su propia muerte y cómo toman la noticia los que le han conocido. Para su sorpresa descubre que la mayoría reacciona con alivio ante la noticia, por lo que le ruega al fantasma que impida ese futuro y le promete honrar las Navidades y recuperar los valores que le mostraron las tres apariciones para vivir acorde a ellos. El fantasma desaparece y Scrooge se encuentra nuevamente en su cama.

El tópico del miedo a la muerte es el encargado de reforzar todo lo que Scrooge aprendió y es el motor de cambio en su vida para evitar la posibilidad del castigo indeseado que lo condenaría gracias a la forma de vida que hasta el momento tenía.

Al reconocer que recibió una segunda oportunidad, justo en la mañana de Navidad, Scrooge sale con gran entusiasmo de su casa para que el mundo vea su transformación.

Gracias a su compromiso y a la lealtad a su palabra, su nueva forma de vida repercute en las demás personas, como en el pequeño Tim, a quien ayuda para evitar su muerte.

La esperanza que demuestra el cambio en Scrooge nos enseña que si el más miserable y avaricioso de los hombres pudo llegar a convertirse en alguien honesto, compasivo y bondadoso, cualquiera puede transformarse en la mejor versión de sí mismo.

A nuestro parecer, uno de los secretos de que esta novela continúe atrayendo lectores en la actualidad, es que deja de lado las costumbres navideñas (como las de dar regalos y las connotaciones religiosas) para centrarse en cuestionar los motivos que llevan a realizar nuestras acciones ante los demás, esperando que éstas sean guiadas a través del amor, la generosidad y los valores que nos hacen ser mejores, pero si no es así, no olvidemos que siempre tendremos la oportunidad de cambiar.












37 vistas